jueves, 20 de junio de 2013

Y pensarás ''¿Cómo se nos hizo tan tarde?''

No estoy triste ni por ti ni por mí. Estoy triste porque sé que voy a olvidarte. Porque voy a tener que crecer a la fuerza y no quiero. Porque no puedo conocerte de nuevo ni volver al principio. Estoy triste porque nunca seremos jóvenes otra vez,  y dentro de unos años ya no podré hablar de esto con nadie. Porque no recordaré la primera vez que hicimos el amor sino la última. Porque buscaremos algo que nos complete en camas ajenas, pero no perderemos el miedo a estar solos. Estoy triste porque algún día tendré hijos y no se parecerán a ti. Porque querré a su padre de la forma en la que se quieren los adultos, porque un día aprendí como no debo volver a querer a nadie nunca más. Porque aprendí nunca más seguir con devoción religiones inventadas sobre otra piel, nunca más estremecerme ante un nombre y una cicatriz, nunca más dejar que me falte el aire... Estoy triste porque va pasar el tiempo y voy a ser feliz sin ti. Porque vamos a envejecer, y donde quiera que estemos, tan solo seremos un par de desconocidos al cruzarnos por aquellas calles. Y pasaremos sin saludar,  y sin darte la vuelta pensarás después de verme ''¿Cómo se nos hizo tan tarde?''.











Hay preguntas que no deberían hacerse
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Entradas

Follow by Email