domingo, 13 de julio de 2014

Solsticios de verano




Noches como esta.

Noche color queroseno que, edificándose sobre brumas, dibujaba los trazos de las olas, brillantes, como una enorme pintura fresca. Así eran aquellas noches. La sal corría invisible por nuestras venas, y nosotros, aturdidos, a tan solo un último intento de encendernos la piel, descubrimos nuestros endebles cuerpos, enteros y sanados de malos recuerdos. Bajo el imperio de la luna el cielo se condensaba de brea y de arena mojada. Tú estabas ahí. Tú te deslizabas en la noche, como arrojándote a las llamas sobre tu propio deseo muerto, como para atrapar los sonidos grumosos que penetraban siempre a través del calor, como para intentar despegarte del frío. La noche insolente, siempre se pareció mucho a ti, pero muy poco a nosotros. Pero tú, tú dormías, solamente a veces, mientras allá fuera los insomnes se suicidaban por tus besos, y en la orilla,yo observaba como subía la marea a tu costado y como, poco a poco, nos convertíamos en agua, en prosa, y en vidrio.

Pero luego el silencio. Y luego otra vez. Y entonces hubo ausencia violentada en la garganta, y tenues solsticios que consumados y prescritos, inauguraron nuevas y oscuras estaciones en los puertos. Y la noche cortaba igual que una navaja. Y la noche manaba del rostro en el que tantas vences pensé morir, pues tantas veces limpié ese rostro del mío y sentí licuarse sobre mi vientre aquellos ojos negros, vívidos e ingobernables, como una carretera recién asfaltada excitándose con las caricias del sol. Y había que limpiar todo, y todo debía ser arrastrado por la intensa corriente que éramos nosotros mismos, allí flotando a la deriva y enfrentándonos con las  señales de stop, abatidos, sumergiéndonos. Pero nosotros siempre evitamos las grandes autopistas, los cruces de caminos, los finales de trayectos, aunque, en noches como estas, tus palabras, aún consigan agitar el aire e incluso, hacernos cambiar de dirección. 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Entradas

Follow by Email