domingo, 9 de agosto de 2015

Ámbar


The Lovers,  Rodin 



I. Castigo

Te siento, le dijo. 

Y el zumbido de un mosquito recorrió el pasillo de un extremo a otro, dejando tras su paso la estela invisible de un silencio perturbador. Deseó poder retenerlo y atrapar su aspereza, al menos por un instante, entre sus castigadas manos. Y deseó con todas sus fuerzas sentir algo real. Dejar de aferrarse a las cosas que conoce y que sabe que terminarán. Y descansar. 


Olvidar el momento exacto en el que volverá a recordar, que está completamente sola,  diez segundos después del último orgasmo. Los polvos tristes al despertar. Los besos guarros para disimular, que hay vacíos que no se pueden llenar, ni siquiera cuando pretende que es amor. Y cuando la follan. Despacio.


Te busco, le dijo.


Y con alas rotas, le persiguió. Le persiguió constante, igual que un corazón desbocado bombeando sangre. Pero él ya estaba revoloteando ebrio al rededor de la luz de otra habitación. Triunfante. 







II. Redención. 


Insectos petrificados en ámbar. Cautivadores, inmunes a la degradación del espacio y del tiempo. Así se sentía ella, translúcida, refulgente... Aquellos especímenes, incapaces de alterar el aire que respiramos, incapaces incluso de dañarnos, pensó, poseían algo sumamente poderoso. 

Algo místico, algo temible: nadie les lloraba. Y ella ya no quería seguir estando atrapada.

Si no hubiera tenido conciencia de la presencia del mar tras aquellas paredes, taladrando la noche en sus orillas, habría jurado percibir la aterciopelada brisa de un campo de trigo meciéndose en una cálida noche estrellada. Segura de captar los contrastes amarillos y terrosos de aquel lugar imaginario, y a pesar de la inmensidad del profundo cielo, y de su oscuridad, dejó que los restos de la tragedia traspasaran su piel. En libertad. 

Y solo por un momento, pensó en él. Pensó que era adicta al dolor. Y sonrío. Espléndida.


De todas formas - se consoló a sí misma - desde la ciudad no se ven las estrellas.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Entradas

Follow by Email